Saltar al contenido

Configuración electrónica del nitrógeno

configuración electrónica del cloro
Configuración electrónica del nitrógeno
5 (100%) 1 vote[s]

Configuración electrónica del nitrógeno

Configuración electrónica del sodio

Definición:
El nitrógeno es un elemento químico del número atómico 7, símbolo N, su masa atómica es de 14.006 que en condiciones normales forma un gas diatómico (nitrógeno diatómico o molecular) que constituye el 78% del aire atmosférico.

El nitrógeno llega a estar presente en la mayoría de las proteínas y juega un papel muy importante en ciertas aplicaciones bioquímicas, como las aplicaciones industriales. Este elemento tiene una gran capacidad para crear triples enlaces cuando se combina con otro átomo de nitrógeno y con otros tipos de elementos, donde se generan fuertes enlaces entre ellos.

Los compuestos de nitrógeno se caracterizan por la gran cantidad de energía que existe entre ellos. Actualmente, este elemento es de gran utilidad para la conservación de alimentos y para su uso como fertilizante. Los electrones de un átomo ocupan cada uno de los niveles teniendo en cuenta sus energías.

Los primeros electrones llenan los niveles de energía más bajos, y luego se mueven a un nivel de energía mucho más alto. Es el nivel más externo del átomo que se conoce como escudo de valencia, y los electrones que contiene se denominan electrones de valencia, que son responsables de las propiedades físicas y químicas del elemento.

Dado que el nitrógeno tiene un número atómico de 7, el llenado de sus electrones en cada nivel de energía se configura de la siguiente manera: 1s22p3p3

Como todo átomo siempre busca tener la configuración de gases nobles está perdiendo, ganando o compartiendo electrones, el nitrógeno utiliza el neón como gas noble, que tiene un 10 como número atómico y configuración electrónica 1s22s22p6, y al mismo tiempo utiliza el helio que tiene un número atómico de 2 y está configurado como 1s2.

El nitrógeno adquiere su validez de acuerdo a las diferentes formas en que se combina, sin embargo, al estar ubicado dentro de la tabla periódica en el segundo período, lo que le impide expandir su validez, debe esperar hasta que esté en -3, +3 y +5.

 

Configuración electrónica y valencias

En un átomo, los electrones llenan los diferentes niveles de acuerdo a sus energías. Los primeros electrones llenan los niveles de energía bajos y luego se mueven a un nivel de energía más alto.

El nivel de energía más externo en un átomo se conoce como la capa de valencia y los electrones colocados en esa capa se conocen como electrones de valencia.

Estos electrones se encuentran principalmente en la formación de enlaces y reacciones químicas con otros átomos. Por lo tanto, los electrones de valencia son responsables de las diferentes propiedades químicas y físicas de un elemento (Valen ce Electros, S.F.).

El nitrógeno, como se mencionó anteriormente, tiene un número atómico de Z = 7. Esto implica que sus electrones, llenando sus niveles de energía, o configuración electrónica, es 1S2 2S2 2P3.

Debe recordarse que, en la naturaleza, los átomos siempre buscan tener la configuración electrónica de los gases nobles, ya sea ganando, perdiendo o compartiendo electrones.

En el caso del nitrógeno, el gas noble que busca configuración electrónica es el neón, cuyo número atómico Z = 10 (1S2 2S2 2P6) y el número atómico de helio Z = 2 (1S2) (Reusch, 2013).

Las diferentes formas en que el nitrógeno tiene que ser combinado darán su validez (o estado de oxidación). En el caso específico del nitrógeno, al estar en el segundo período de la tabla periódica no es capaz de expandir su capa de valencia como lo hacen otros elementos de su grupo.

Se espera que tenga valencias de -3, +3 y +5. Sin embargo, el nitrógeno tiene estados de valencia que van desde -3, como en el amoniaco y las aminas, hasta +5, como en el ácido nítrico. (Tyagi, 2009).

La teoría de la unión de valencia ayuda a explicar la formación de compuestos, de acuerdo con la configuración electrónica del nitrógeno para un estado de oxidación dado. Para ello, debemos tener en cuenta el número de electrones en la capa de valencia y cuánto se necesita para adquirir una configuración de gas noble.